Los equinoccios

Este mes de marzo los habitantes del hemisferio norte terrestre tendremos el paso de estación del invierno a la primavera. Este cambio está marcado por el equinoccio. Esta palabra deriva del latín aequinoctium, compuesto con aequus ‘igual’ y nox, noctis ‘noche’, y se denominó así porque en esa fecha la duración del día y de la noche son muy similares. Los cambios de estación en la Tierra se deben a que el eje de rotación de nuestro planeta está inclinado respecto a la órbita que recorre en su movimiento de traslación alrededor del Sol. Esto hace que diferentes partes del planeta reciban mayor o menor radiación solar dependiendo de la época del año. Esto lo podemos notar en la duración del día y la noche, en invierno los días son más cortos que las noches y en verano sucede lo opuesto. Hay dos momentos en el año (en marzo y septiembre) en que el eje de rotación terrestre se encuentra alineado con la órbita terrestre y la Tierra pareciera no tener inclinación respecto al Sol.

Continuar leyendo